domingo, 19 de julio de 2009

Puestos los ojos en Jesús

Cuan fácil es caer en la desesperación, cuando nuestra mirada está fija en las circunstancias adversas que suceden a nuestro alrededor.
Estamos pasando tiempos difíciles a nivel mundial: violencia, escasez, fenómenos de la naturaleza, crisis, enfermedades, etc.
Jesús nos lo advirtió, que todo ésto venía. Mas cuando oigaís de guerras y de rumores de guerras, no os turbeís , porque es necesario que suceda así; pero aun no es el fin.
Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son éstos. ( Marcos 13: 7-8 )
Pero al mismo tiempo, nos advirtió que no debíamos de temer, ya que El estaría con nosotros hasta el fin. El no nos dejaría huérfanos, sino que nos ayudaría enmedio de la tribulación.
Pedro estuvo a salvo , caminando sobre el agua, desafiando las leyes naturales, mientras tenía la mirada puesta en su maestro, pero al soplar el viento con fuerza, dejó de verlo a El, y empezó a poner su atención en el viento y entonces comenzó a hundirse.
No podemos criticar a Pedro, porque a todos nos ha pasado, en algún momento hemos prestado la atención a noticias, o comentarios que nos quitan la mirada de nuestro Señor , y es ahí donde empieza el temor, la preocupación, la crisis emocional.
Nuestra fé tiene un cimiento: Jesús, por lo tanto, lo que suceda en nuestra vida está en manos del maestro, El es quien tiene el control de nuestra vida y no las circunstancias. En el confiamos y tenemos que saber que con El estamos fuertes, somos valientes, vamos hacia adelante en pos de aquello que El ya preparó para nosotros.
Estamos bajo la sombra de sus alas. Si hay crisis, en tiempos pasados también hubo crisis, pero El extendió su brazo para sacar a su pueblo de cualquier situación adversa, fuera hambre, escasez, persecución o lo que fuera, El sigue siendo El mismo ayer y hoy.Las situaciones van y vienen pero El y su palabra permanecen.

No hay comentarios: