miércoles, 24 de marzo de 2010

Las Perlas

Capa tras capa hasta que se forma la perla, y el intruso ya no se ve más nosotros lloramos por cosas que vienen a nuestra vida, son cosas que no entendemos y que vienen a nuestra vida, cada sufrimiento, cada dolor, cada lágrima, todo ello tiene un propósito para que ese líquido de humildad venga a envolvernos y así podamos ser perlas que están en las profundidades del mar, ahí se forman estas perlas así nosotros en nuestra soledad, en nuestros sufrimientos que no podemos compartir con nadie porque son nuestros sufrimientos, nuestras penas. Donde lloras en secreto ah., Ahí, esta la perla de gran precio, está el dolor de algo ahora es cuando puedes ir a la cruz del bendito Jesús. Esa es la perla de gran precio dejemos pues que sea Jesús quien te diga has hallado esa perla y permite que sea El y solo El poniendo esa su sustancia, ese líquido de humildad y se forme una perla dentro de ti, y es capa tras capa hasta que se forme una perla y sea incrustada la humildad en la mente y la razón. El Señor viene y te da una nueva capa de humildad para formar perla, y viene a limpiar nuestras lágrimas en el tiempo del sufrimiento, cuánta verdad hay, y no nos damos cuenta cuando Jesús viene. Sólo vemos nuestro problema, pero no vemos lo que Dios está trabajando y te das cuenta que no puedes hacer nada y te entregas por completo; es ahí cuando encuentras lo que buscabas, lo que tu alma anhelaba y vendes todo como el mercader y compras La Perla de gran precio.
Hoy esta mañana, te está visitando para darte una nueva unción una nueva dimensión y darte una perla dentro de ti la perla se forma en el corazón, y ya dejamos de murmurar. No sé si tu has aprendido eso, por un tiempo lloras y gritas y reprochas pero en la medida que vas a la cruz del calvario vas a aprender a cantar en medio del dolor. Las perlas son algunas buenas, cuando obramos son valiosas, honrosas cuando nos las quitan nos desilusionamos, cuando trabajamos mucho y aprendemos el amor. De esa perla nace un deseo de estar con El y vivir solo para El, uno pierde tan fácilmente el camino y se dedica a tantas cosas tu tienes perlas porque: ¿Recibiste una porción de indiferencia? ¡Entonces produce una perla! Cubre tus lastimaduras con varias capas de amor.- Desgraciadamente son pocas las personas que se interesan por este tipo de proceso. La mayoría sólo aprende a cultivar resentimientos dejando sus heridas abiertas... alimentándose con varios tipos de sentimientos pobres e impidiendo por lo tanto que las lesiones cicatricen. Así, en la práctica vemos que son muchas las “Ostras vacías” no porque no hayan sido heridas, sino porque no supieron perdonar, comprender y transformar un dolor en amor. Una sonrisa, una mirada, un gesto la mayoría de las veces dice más que mil palabras... Esta es la forma en que Dios actúa en nosotros, el permite que nos pasen problemas o circunstancias que nos ponen a prueba, durante toda la vida, ya que la vida es una gran prueba para ver si te mereces la gran recompensa, la gloria eterna.

No hay comentarios: