viernes, 22 de octubre de 2010

Adoración : una poderosa arma de guerra

Desde los tiempos del Antiguo Testamento, vemos como la verdadera adoración fue un instrumento que Dios usó para derrotar a los enemigos de Israel. Hoy por hoy, quien entienda el verdadero significado de adorar poseerá también el arma más poderosa contra los poderes de las tinieblas.Adorar no es tan solo cantar. Es literalmente convertirte en el altar de donde surge el Río de Dios.
No es algo que se pueda HACER, sino algo en que nos tenemos que TRANSFORMAR.Un ángel llevó al profeta Ezequiel a experimentar los niveles de ese Río. Lo metió primero hasta los tobillos, luego hasta las rodillas, después hasta la cintura y luego fue tan grande que sólo se podía cruzar a nado. Esto es sumamente significativo ya que crecemos en autoridad en la medida que somos invadidos de Su Espíritu.
Mientras más El se haya formado en nosotros, mayor será el nivel de nuestro alcance espiritual y de nuestra autoridad contra el enemigo.
Yo soy eficaz en la medida que el Río de Dios se manifiesta a través de mí.
Cuando el agua está hasta los tobillos o hasta las rodillas, todavía la carne controla, decide, y desde luego se equivoca, pero cuando las aguas crecen porque sabemos adorar en Espíritu y en verdad, entonces, El nos conducirá en estrategia, en revelación y nos envolverá de Su presencia.
Ya no será nuestra adoración la que está limitada por las líneas escritas de un compositor, que por hábil que sea, nos encuadra en un contexto de palabras y notas. Esas aguas solo llegan hasta las rodillas porque están demarcadas por el hombre, y no pueden llevarnos más allá.
Pero cuando te sumerges en las aguas de la adoración dirigida por el Espíritu, te vas fundiendo EN EL, el alma entra en profundo reposo y silencio, dándole lugar al Espíritu.
El sonido del cielo se manifiesta y ríos de vida fluyen de tu ser. Es en ese lugar de adoración profética donde las aguas de la vida te arroyan, te trasladan, te acarrean hacia las riveras jamás imaginadas por el hombre. Estas aguas están llenas de luz y de fuego que te van envolviendo y transformando. Tu espíritu está ya unido al Cielo y tu voz ya ilimitada reverbera por todo el Universo. Tu voz suena con el sonido de Jesús y todos los ángeles hacen eco. Este sonido no lo pueden soportar los poderes de las tinieblas porque es una música llena de luz, de poder y de autoridad. Produce olas de fuego que son como un “tsunami” en el territorio del diablo.
PENETRANDO LAS TINIEBLAS
En el mundo material hay tesituras de voz que vibran en una frecuencia tan alta que pueden romper el cristal. En el mundo espiritual el sonido de la adoración que proviene de las aguas profundas de Dios, hace que se rompan las estructuras de las tinieblas.
Este tipo de sonido trae profunda confusión entre las huestes del diablo.
Vemos esta realidad cuando El rey Josafat recibe la instrucción de Dios de enfrentar a sus enemigos simplemente a través de adorarle a El.“ …puso a algunos a cantar vestidos de ornamentos sagrados, mientras salía la gente armada, y que dijesen: Glorificad a Jehová porque grande es su misericordia.
Y cuando empezaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros.”2 Crónicas 20: 21-22
Ellos no solo salieron a cantar sino que iban vestidos de ornamentos sagrados, iban vestidos de la Presencia de Dios.
El Padre está buscando este tipo de adoradores. Los verdaderos adoradores en Espíritu y en verdad. Adorar en esta forma implica aprender a callar el ruido del alma para sintonizarse con el Espíritu del Señor. Entonces estaremos revestidos de las aguas de vida que salen de nosotros como luz resplandeciente y obtendremos grandes victorias en el nombre del Señor. Amén.
Ana Méndez

No hay comentarios: