jueves, 29 de diciembre de 2011

Prosperidad para la Familia

A través de toda la palabra, historia tras historia, podemos ver como el enemigo lo que ha procurado ha sido traer división. Desde el huerto de Edén, el enemigo, a través de la serpiente, vino para traer disensión, separación.

Dice la palabra que si dos o más nos ponemos de acuerdo sobre cualquier cosa aquí en la tierra, será hecho por nuestro Padre que está en los cielos. Dice también que uno echa a huir a mil, y dos a diez mil.

Este principio es tan poderoso que Dios mismo tuvo que separar a los hombres, cuando se pusieron de acuerdo para llegar al cielo porque, si se mantenían de acuerdo, lo lograrían, y en esa ocasión, lo que se habían propuesto era incorrecto.

El enemigo viene para traer división, porque él sabe que es más poderoso que te unas a tu pareja en acuerdo ante cualquier situación, que el hecho de que tú solo tengas una relación con Dios. El enemigo trata de detener tu familia, trata de meterse con tus hijos. Cuando mejor están las cosas, surge un problema, y no es casualidad. El enemigo sabe que en la unión de tu familia, hay poder.

El enemigo le tiene miedo al producto de la unidad.

Por eso también el enemigo quiere separarte de la iglesia; porque, si te unes en acuerdo con tu familia de la fe, poder se desata. Trayendo separación, el enemigo lo que busca es que se pierda todo aquello que Dios ha prometido para tu vida.

En Éxodo 12, vemos que, cuando Dios va a sacar al pueblo de Israel de Egipto, no mandó a preparar un ejército, sino que mandó a que se sentaran a comer juntos, en familia; que declararan que ese sería el comienzo de una nueva época, y que pusieran sangre en el dintel.

Luego de esto, del capítulo 12 al 19 del libro de Éxodo, vemos milagro tras milagro de parte de Dios para con su pueblo, Israel, como señal de que él les estaba liberando.

En tu vida debe haber una marca de que hay una nueva temporada para tu familia. Declara que Dios les va a liberar con grande poder, como al pueblo de Israel, y lo que Dios tenga que hacer para libertarte a ti, y a tu familia, él lo va a hacer.

Dios te va a libertar con plata y oro, como lo hizo con el pueblo de Israel. Dice la palabra que no había entre ellos enfermos. Saldrás con salud. Dios te enviará una nube de día, para que no te fatigues, y fuego de noche, para que no pases frío. Tendrás cobertura sobre tu vida. Tu vestido y tu calzado no van a envejecer. A pesar de tus pasos, no te vas a desgastar, tu vida no se va a perder. Aún tus pasos serán nuevos cada vez.

Dios te va a entregar las armas que el enemigo ha intencionado en tu contra, para que tú ahora conquistes la tierra que él te ha prometido.

Fuente: Pastor Otoniel Font

1 comentario:

"TERE" dijo...

Diana qué palabra tan interesante, tan liberadora y tan cierta, nos lleva a reflexionar y a tomar las armas que tenemos en Cristo Jesús.
Hay que ponerse en la brecha a favor de nuestra familia.
Me encantó, gracias por publicarlo. Dios te bendiga y feliz año nuevo. Cariños. Tere.