domingo, 11 de abril de 2010

Ester, la iglesia que espera a Cristo

La historia de la Reina Ester es fascinante. Cuenta la historia acerca de una joven de origen judío, la cual era huérfana y había quedado al cuidado de Mardoqueo, el cual era pariente cercano, quien la había adoptado como hija suya. El había sido transportado de Jerusalén hasta Susa, capital del reino de Persia.
El Rey Asuero gobernaba en esos días, y su reino tenía gran esplendor.
El Rey Asuero, había hecho banquete por muchos días para mostrar la s riquezas de su reino, y pasados los días, mandó a llamar a su esposa, la Reina Vasti a la presencia del Rey, con su corona regia , para mostrar a los pueblos y a los príncipes su belleza; porque era hermosa. Vasti, quiere decir, la deseada, la mejor.
Sin embargo, la reina Vasti no quiso comparecer a la orden del rey.
Eso desagradó mucho al rey , y lo encendió en ira. Por lo cual se hizo un decreto real, en el cual se buscaría una nueva reina que fuera mejor que la reina Vasti.
Para lo cual buscaron a jóvenes vírgenes de buen parecer que estuvieran en todas las provincias
del reino, y la que agradara a los ojos del rey, esa fuera la nueva Reina en vez de Vasti.
Sigue la historia, y dice que Esther antes de presentarse al Rey Asuero, estuvo seis meses con óleo de mirra y seis meses con perfumes aromáticos y afeites de mujeres. ( Ester 2:12 )
Las mujeres usaban el aceite de mirra para purificarse, mirra significa amargo. Aunque es un perfume exquisito es amargo. Sustancia aromática que entraba en la composición del aceite para la unción de Aarón y de sus sucesores ( Exo.30:23 ). La mirra era usada para perfumar los lechos y las vestimentas ( Salmos 45:9; Prov. 7:17 ). Las mujeres usaban el aceite de mirra para purificarse ( Est.2:12 ). Los Magos de Oriente trajeron mirra al niño Jesús ( Mat. 2:11 ). El Crucificado rechazó el vino mezclado con mirra que le fue ofrecido para disminuir sus sufrimientos ( Mar. 15:23 ). Los productos aromáticos preparados con la intención de embalsamar el cuerpo del Señor Jesús incluían mirra y áloes ( Jn. 19:39 ). Otros seis meses con perfumes aromáticos y afeites de mujeres.
En Ester se habla de tiempo de atavíos, nosotros debemos estar preparados como Iglesia para entrar delante de el rey, debemos ser purificados, estar en santidad porque sin santidad nadie le verá. El perfume representa las excelencias en Cristo, debemos ser incienso de olor grato a Dios.
Exo. 30:35 y harás de ello el incienso, un perfume según el arte del perfumador, bien mezclado, puro y santo. La santidad nos lleva a tener el amor de Dios en nosotros.
No es acaso Ester la iglesia que quiere encontrar Nuestro Señor Jesucristo cuando El venga a recogerla?
Es una Iglesia preparada, llena del Espíritu Santo, perfumada con las excelencias de Cristo.
¿Quién es ésta que sube del desierto como columna de humo, sahumada de mirra y de incienso, y de todo polvo aromático? ( Cantares 3:6 )
La reina Vasti es aquella que despreció estar en la presencia del Rey, cuando fué llamada por El.
Hay que buscar su presencia y no despreciarlo, porque El desea estar contigo y presentarte como la Reina hermosa.
No es acaso también , lo que pasó con Israel, quien despreció a Jesús El Mesías y todavía siguen esperándolo, por lo cual Dios escogió otro pueblo que lo incluye a ud. y a mí, a los que hemos creído y hemos aceptado su sacrificio en la cruz por nosotros.
La parábola de las diez vírgenes dice:

Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir. ( Mateo 25:1-13 )

El Señor vendrá a recoger a quienes estén preparados para su venida , como la Iglesia ataviada de Ester.

No hay comentarios: