lunes, 21 de marzo de 2011

Todo tiene un propósito

Quiero hablarte ahora sobre el propósito que tienes como persona, acá en la tierra. Cuando Dios pensó en crearte, no lo hizo por alguna casualidad del destino, ni tampoco lo hizo como un experimento para conocer el resultado que obtendría al azar. Dios se sentó a pensar en un destino concreto para ti cuando te creó. Todo tiene un propósito por el cual ocurren las cosas. Tú no eres una casualidad; eres el resultado de un diseño divino de Dios. Eres una persona determinante en los planes de Dios, y eres invaluable en Sus manos. Yo quiero que entiendas en esta hora que tú eres el recurso de Dios para este tiempo. Elías era el recurso de Dios en su tiempo. Y fue un profeta determinante para convertir la voluntad de toda una nación, y volverla hacia Dios. El Señor quiere que sepas que tienes el potencial de transformar por medio del Espíritu Santo el destino de toda una nación.Hay personas en el mundo, que aunque no conocen al Señor, están esperando un milagro de parte de Dios. Algunos de ellos esperan un milagro de amor, de compasión, de amistad; otros esperan un milagro creativo o financiero. Y ciertamente Dios atenderá las peticiones de esas personas, y les responderá a través de ti.

La razón es que eres la respuesta a las oraciones de personas que necesitan ayuda de parte de Dios. No que tú eres el dador de las bendiciones, sino que eres el canal que Dios va a usar para transmitir Su mensaje y providencia para ellos.Quiero que veas conmigo 4 propósitos por los cuales fuiste creado por el Señor. Quiero que abras tu corazón en esta hora y aceptes definitivamente que ciertamente Dios tiene un propósito para obrar en tu vida y a través de tu vida.

1 - Establecer el reino de Dios

1 Juan 2:14"Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno".

El primer propósito por el cual Dios te creó es establecer Su reino de gloria, por medio de deshacer todas las obras de las tinieblas. Hay una ley física que dice que dos cuerpos no pueden ocupar un mismo lugar en el espacio. Y lo mismo pasa con el reino de Dios: no puede Cristo entrar a un corazón, si primero no se saca de esa vida las tinieblas que pueda haber.

Tienes el potencial para poner un alto a la obra de Satanás, y establecer la voluntad de Dios en la tierra. Muchas personas, entre ellos cristianos, le tienen miedo a las tinieblas, y no reconocen que son las tinieblas quienes tienen que temernos a nosotros, porque la Biblia establece que mayor es el que está en nosotros, que aquel que está en el mundo.

Cuando Cristo les enseña a los apóstoles la oración modelo, dice la siguiente frase: Venga tu reino. Desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo, Dios se ha valido de modelos para ejecutar Su voluntad acá en la tierra; esos hombres y mujeres que estuvieron dispuestos a obedecer el llamado del Señor con el cual fueron constituidos.La voluntad de Cristo es que el reino de Dios venga a la tierra. Pero para eso, Dios necesita la disposición de nosotros como pueblo para hacer que el sueño de Jesús se haga realidad. Tú juegas un rol protagónico en la voluntad de Dios para el cumplimiento de Su palabra.Te daré un ejemplo: supongamos que necesitas cortar unos vegetales para hacer una ensalada. Entonces tomas un cuchillo, y luego cortas los vegetales. Tu deseo era cortar los vegetales, pero el instrumento que posibilitó la acción fue el cuchillo. Sin ese instrumento, no hubiera sido posible realizar el corte. Así mismo Dios, en Su soberanía, ha decidido usarnos como instrumentos afilados para llevar Su palabra a todas las naciones.Una vez más te digo: no eres una casualidad de la vida. No eres simplemente una mezcla aleatoria ni fortuita de los genes de tus padres. Tú existe porque en Su voluntad, Dios quiso que tú pisaras la tierra y la habitaras.

2 - Impactar a quienes te rodean

Mateo 10:7-8"Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia".El segundo propósito que tienes es impactar a las personas que te rodean. Hace unos instantes te hablé de establecer el reino de Dios, pero ¿cómo podrás establecer el reino de Dios sin las señales que acreditan que el reino de Dios es real?Imagina que te informan que un tío tuyo vino de Nueva York, y que te trajo unos zapatos deportivos modernos. Y cuando vas a ver, te encuentras con aquel tío tuyo y esos zapatos deportivos que te habían dicho. ¿Qué te convence de que eso era realidad: que te lo dijeran, o que vieras las pruebas palpables?Así mismo no podemos predicar de un Dios que salva, que sana, que restaura, que bendice, si nosotros no somos una prueba de ello. La Palabra enseña que tenemos la capacidad para sanar los enfermos. Recuerdo en una ocasión en que conocí a una mujer de Puerto Rico que tenia cáncer y artritis. Y Dios me dio una palabra profética para ella, en donde quedaba sana del cáncer y la artritis. Y cuando ella regresó a su país, se hizo los estudios médicos, y pudo testificar que Dios la había sanado completamente de esas dos enfermedades.Dios no sanó a esa mujer porque yo soy un súper cristiano ministro; nada de eso. Dios la sanó porque en Su palabra dice que tenemos la capacidad para hacerlo. Esa es una forma de impactar a las personas que conoces.Dios te ha dado la capacidad por Su Espíritu de transformar el ambiente que te rodea. Dios anhela que Su luz brille a través de ti, para que aquellos que no conocen a Jesús, se acerquen a El.El Espíritu Santo traerá por medio de una palabra que impacte, revolucione y transforme el ambiente en el que te desarrollas, y a las personas que te rodean. No solo dentro de la iglesia, sino en tu trabajo, colegio, universidad, barrio, etc. Dios quiere que seas un agente de cambio y de transformación.

3 - Tu felicidad y desarrollo personal

Jeremías 29:11"Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis".(Nueva Versión Internacional)"Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza".Pasan calamidades en nuestras vidas, vienen pruebas y dificultades; pero Dios tiene planes para nosotros. Y aunque muchas veces no los entendamos, el fin que nos espera es un futuro lleno de esperanza y gloria. Dios está interesado en nuestro bienestar y felicidad, y el tercer propósito con el cual Dios nos creó es ser felices y que caminemos desarrollando nuestro potencial y alcanzando nuestros sueños metas.

Muchas veces las personas comienzan a cuestionar a Dios por las cosas negativas que ocurren a nuestro lado. Y preguntamos: “¿Señor, por qué me despidieron? ¿Por qué me acusaron injustamente? ¿Por qué me engañó? ¿Por qué? ¿Por qué? Y muchas veces yo le había hecho esas preguntas a Dios. Hasta que un día me respondió: "No me preguntes el por qué, sino enfócate en lo que quiero producir en ti y cual es mi propósito por el cual las cosas ocurren".Entonces entendí que el fin de todos los planes de Dios es bienestar y seguridad. Y que aunque en el momento yo no entienda lo que sucede, Dios siempre tendrá control de todas las cosas.Dios quiere levantar tu autoestima. Que te puedas mirar a través de sus ojos y veas la joya que eres en Jesús. El Señor desea que puedas cumplir tus sueños y progresar. Y escucha esto: Dios mismo te capacitará para alcanzar tus metas, porque El es quien adiestra tus manos para la batalla.

Dios te usará con los talentos que te permita desarrollar, y esas habilidades se convertirán en armas de lucha y de conquista. Moisés fue pastor en el desierto, y con su vara de pastor, Dios lo usó para liberar a Israel de Egipto. David derrumbó a Goliat con un tira piedras, que es un arma que usan los pastores de ovejas. Con las cosas que ves pequeñas en tus manos, que pertenecen a tu profesión o aptitudes, Dios las usará para hacer grandes cosas a través de ti.

4 - Una relación cara a cara con Dios

El cuarto propósito es el principal. Todos los propósitos anteriores dependen de este. Cristo dijo que separados de El nada podíamos hacer. El mayor propósito de Dios en tu vida es que lo puedas disfrutar a El diariamente mientras vives y caminas.Dios quiere llevarte a tener una relación cara a cara, en donde puedas conocer completamente al Señor poderoso que le sirves. Dios te creó porque te amó desde antes de la fundación del mundo, y anhela disfrutar de tu compañía y amor.Dios hará lo que sea para llevarte a ese encuentro cara a cara que desea tener contigo. Pero tú tienes que permitir que ocurra. Y Dios usará múltiples situaciones para dar lugar a esto.Al final de cuentas, Dios quiere acercarte a El para convertirte en un “Hacedor de historia”. Esa es la marca que Dios quiere establecer en tu vida. Recíbela y comienza a creer que fuiste creado con un propósito firme y planeado por el Señor.

Ministerio Aviva

No hay comentarios: