domingo, 27 de marzo de 2011

Amado en gran manera

Muchos creemos que Dios ama al mundo, pero no estamos realmente convencidos de su amor por nosotros.
Algunos sentimos que Él nos ama siempre y cuando hagamos todo correctamente. Pero nos dios cuenta, hace tiempo ya, que a Dios nada le sorprende con respecto a nosotros. Hemos estado equivocados en nuestro pensar. Dios nos ama, ¡Dios te ama! Para Él, eres especial. Él no te ama porque seas una buena persona o hagas todo bien. Él te ama porqué Él es amor.
El amor no es algo que Dios practique; es Quien Él es. El amor de Dios no puede ganarse o merecerse. Debe recibirse por fe. Su amor es puro y está siempre fluyendo.
Él es Dios eterno, y nunca podrás agotarlo o cansarlo. Muchos de nosotros pensamos que hemos desgastado a Dios con nuestros fracasos y confusiones, pero no es así.
Él no siempre ama todo lo que haces pero ciertamente te ama a ti. El amor es su naturaleza inagotable. No importa cuán arduamente busques las cosas de Dios; si no has recibido la revelación, de que Dios te ama, no podrás avanzar en la vida. Permite que Dios te ame.
Recibe su amor por ti. Sumérgete en Él. Medita en Él. Deja que te cambie y te fortalezca.
Luego, transmítelo a otros. Aunque fueras la única persona sobre la faz de la tierra, Jesús hubiera pasado todo el sufrimiento solo por ti. Su amor por ti es eterno.
Joyce Meyer,
Ama a Dios y Disfruta la Vida.

No hay comentarios: