miércoles, 29 de junio de 2011

Sanidad para la Familia

Por qué no puede haber enfermedad en nuestras familias? Tan pronto una persona se enferma y permanece mucho tiempo enfermo lo próximo que viene es debilidad, luego entras en un estado dormido donde todo se detiene, donde el progreso se detiene y el crecimiento se detiene. Tú no puedes entrar en un estado donde todo se detenga. Tan pronto llega la amenaza de la enfermedad tú tienes que hacerle guerra y declarar la palabra del Señor, la biblia dice “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” (Is 53:5). Reclamar esa promesa de sanidad para tu vida. Si te debilitas entras en un estado de total parálisis, no es que estas muerto, pero estas detenido. Simplemente con vida existiendo, pero no hay vida a traves de ti, no hay desarrollo o crecimiento. Ninguna enfermedad, dice la Palabra del Señor, puede tocar tu morada. No es pecado enfermarse, pero tú no puedes permitir que la enfermedad te debilite. Estar enfermo te debilita tú ánimo, tu fe, tu oración, tus sueños y metas. Tenemos que entender que la protección más grande que tú y yo tenemos en nuestra vida es la promesa de Dios que tenemos para nuestros corazones y para nuestros cuerpos. Tú tienes que reclamar que tu familia está sana por la llaga de Cristo. Aunque el médico diga lo contrario tú te vas a mantener firme. Tú no vas a permitir que la enfermedad acabe con el destino que Dios tiene para ti. Si tienes que llegar al éxito cojeando tú llegas. Ninguna enfermedad va a detener el progreso y el proceso que Dios tiene destinado para ti. Las enfermedades en su gran mayoría, en muchas ocasiones son productos de emociones mal manejadas. En ocasiones comemos dependiendo de cómo nos sentimos, al igual que cuidamos nuestro ser y nuestros cuerpos de acuerdo a como nos sentimos. Nuestro estado anímico es una de las cosas que determina cuánta fortaleza hay en tu vida para detener lo que entra en tu cuerpo. La sanidad de una persona está íntimamente ligada a su actitud. El desanimo y la mala administración de nuestras emociones provoca desbalance en todo nuestro ser. Esto ocasiona que sin darnos cuenta, cada día va picando nuestra vida, ocasionando que muramos en el camino. Tienes que entender que es necesario y vital para, que tu familia viva por encima de las circunstancias que estamos experimentando a nuestro alrededor y vivir una vida al máximo es tener en cuenta las emociones que experimentamos en nuestro camino. Yo no sé si el largo camino que llevas o el camino que estas atravesando, es lo que ha provocado tu desanimo. Tú tienes que solucionar eso hoy, tienes que entrar a otro estado emocional conectado a la Palabra de Dios. Porque sin darte cuenta algo se interpondrá en el camino de prosperidad y bendición que Dios tiene para ti. No permitas que el camino te desanime como se desanimó el pueblo de Israel (Números 21:4). Cuando tú permites que el camino por donde tú vas entre en tu actitud y tu corazón, entonces del desierto saldrán aquellas cosas (serpientes) que atentarán con tu vida. Quiero que veas hoy que si tú quieres que tu familia viva sana, no sólo es importante la higiene, sino que tu familia tenga una perspectiva clara del camino que está viviendo. Quizás es un camino de desierto o necesidad, pero el camino no debe acabar contigo. Ese camino no fue hecho para paralizarte, sin embargo Tú fuiste hecho para cambiar todo camino por el que tú vayas. No permitas que el camino se convierta en un fastidio para tu alma. Porque si tu alma se fastidia al punto de mortificarte, y darás lugar a que entre la enfermedad, la amargura, y perderás poco a poco, todo lo que has avanzado en el camino. El fastidio es cuando en el camino, se mete algo en la vida del hombre y lo único que puede ver y pensar es que toda su vida será así. Cuando un alma esta fastidiada, llega la enfermedad hasta el punto que no tienes deseo de vivir. Hay personas que acaban con el problema poco a poco hasta que pierden todo lo que han ganado en el camino. Hijo de Dios es posible que el camino sea duro, pero jamás permitas que el camino fastidie tu alma. Muchas veces tu mismo te saboteas tu vida ocasionando que las victorias que Dios te dio se pierdan. Quizás hoy no tienes todo lo que Dios te prometió, pero yo te aseguro que por el camino que has caminado, has encontrado victorias y bendición. Cada vez que Dios tienes algo nuevo para ti, hay un nuevo camino. Tú no quieres que haya enfermedad en tu vida: 1.No permitas que nada fastidie tu alma; 2. Lo que te fastidia en el camino velo derrotado. En vez de buscar tus monumentos de oro para saber que tienes éxito en el camino, mira lo que te ha querido fastidiar derrotado en la cruz del Calvario. ¿Cómo no acaba contigo la serpiente? Alza tu mirada y ve crucificado lo que intentó fastidiar tu alma. Nunca ores para que la serpiente se vaya. Siempre ora para que tu mirada, observe las serpientes que te quieren picar, derrotadas. Las serpientes siempre estarán en el desierto, pero tú no vas a estar siempre en el desierto. Porque tú fuiste creado para la tierra prometida en el nombre de Jesús. Tú quieres que tu familia sea sana, protégelas del fastidio del camino.
Pastor Otoniel Font

No hay comentarios: