viernes, 6 de marzo de 2009

¿Anhelas su venida?

No sé si te has hecho ésta pregunta alguna vez. Todo cristiano debería hacerla. Y los no cristianos, deberían estar informados, ya que la inminente venida de Jesucristo a traer a su iglesia, está sumamente cerca.
Es emocionante, pero al mismo tiempo es para reflexionar profundamente en los tiempos en los que nos tocó vivir, ya que muchas de las señales de las cuales habló Jesús , ya ocurren delante de nuestros ojos.
Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán éstas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?
Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.
Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán.
Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbeís, porque es necesario que todo ésto acontezca; pero aún no es el fin.
Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes y hambres y terremotos en diferentes lugares.
Y todo esto será principio de dolores. ( Mateo 24:3-8 )
Y tal como en los tiempos antiguos, como en el caso de el tiempo de Noé, o en los días de Lot, mucha gente está distraída en pos de otras cosas, y no de lo que se había anunciado.
Como fué en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre.
Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos.
Asimismo como sucedió en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; más el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos.
Así será el día en que el Hijo del Hombre se manifieste. ( Lucas 17: 26- 30 )
Sabes, es necesario meditar acerca de todo ésto, somos afortunados al pertenecer a ésta generación ya que está tan cerca la venida del Señor. Cosas asombrosas suceden tanto en el reino del Señor como en el reino de las tinieblas. Pero debemos estar preparados para cuando la trompeta de Dios suene, para podernos ir con El. Porque el Señor mismo con voz de árcangel, y con trompeta de Dios , descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
Luego los que vivimos, los que hayamos quedado,seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. ( 1a. Tesalonicences 4:16-17 )
Jesús lo dijo claramente en su palabra:Velad pues, porque no sabeís cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad. ( Marcos 13:35-37 )

No hay comentarios: