lunes, 10 de mayo de 2010

El Néctar de la Vida

1) Para saber Un grupo de ex estudiantes, ya muy establecidos en sus carreras, se reunió para visitar a su viejo profesor de la universidad. Una vez en casa del maestro, la conversación se concentró en quejas sobre el estrés en el trabajo y la vida. El profesor les ofreció un néctar a sus visitas, fue a la cocina y regresó con un termo del licor y una variedad de tazas. Las había de porcelana, plástico, vidrio, cristal, algunas comunes, algunas caras, algunas exquisitas, y les pidió que se sirvieran el néctar caliente. Cuando todos los estudiantes tenían su taza en mano, el profesor dijo: "Si se han fijado, todas las tazas bonitas y caras han sido tomadas, dejando atrás las comunes y baratas. Aunque es normal que quieran sólo lo mejor para ustedes, ése es el origen de sus problemas y estrés. Lo que en realidad querían era néctar, no la taza, pero conscientemente tomaron las mejores tazas y las estuvieron comparando con las tazas de los demás. "Fíjense bien –prosiguió el profesor-: La Vida es el néctar, pero sus trabajos, el dinero y su posición social son las tazas. Las tazas son sólo herramientas para sostener y contener Vida, pero la calidad de la Vida no cambia. A veces -concluyó-, al concentrarnos sólo en la taza, dejamos de disfrutar el néctar que hay en ella. Por lo tanto, no dejes que la taza te guíe... mejor goza el néctar, goza de la vida". 2) Para pensar Efectivamente, es la vida es lo que hace que podamos disfrutar de todo lo que le rodea; pero sin vida, no podemos tener nada de lo demás. La vida humana tiene un gran valor, pues es muy superior a toda otra forma de vida sobre la tierra. Sin embargo, su principal valor le viene de que cada persona humana ha sido creada “a imagen y semejanza de Dios”. Procuremos, cada uno según sus circunstancias, cuidar y respetar toda vida humana, no menospreciando al prójimo ni discriminarlo jamás, viendo en cada prójimo a Cristo mismo. Tratemos de tener a Cristo en nuestro interior y que él se vea reflejado en nuestro proceder!
Que Dios te Bendiga!

No hay comentarios: